Al igual que sucede con el aislamiento térmico con los vidrios laminados se puede conseguir un buen aislamiento acústico, incrementando con ello la idoneidad de este material para la construcción.