Una de las razones por las que el vidrio laminado se utiliza en las fachadas de edificios, además de por su gran resistencia, es que utilizando la correcta combinación de materiales se consigue un gran aislamiento térmico, lo que reduce significativamente el gasto en calefacción o aire acondicionado.